recetas de pechuga de pollo en salsa de la abuela

Deliciosas y fáciles recetas de pechuga de pollo en salsa de la abuela

En la cocina de nuestra cultura, podemos encontrar diversas variaciones de las recetas típicas que pasan de generación en generación, al igual que en el plato que vamos a preparar hoy en día, siendo esto una realidad literal. Se trata de un delicioso pollo estofado en una salsa que deleita nuestros sentidos. Esta receta de la familia ha sido disfrutada en numerosas y alegres ocasiones. La excelencia de este plato reside en la calidad del pollo utilizado y su cocción a fuego lento. Aunque se podría optar por utilizar solo los muslos, que son la parte más suave y jugosa de la carne, personalmente prefiero utilizar media pechuga en su troceado ya que es mi parte favorita.

El delicioso Pollo con salsa casera de tradición familiar

¡Hoy te enseñaremos a hacer unas deliciosas pechugas de pollo en salsa de champiñones! Lo primero es cocinar las pechugas, de preferencia fileteadas finas, en una sartén con un poco de aceite de oliva. Luego, las reservamos para más adelante. En esa misma sartén, agregamos dos cucharadas de aceite de oliva y sofreímos la cebolla y el ajo picados durante unos 10 o 12 minutos. ¿Suena fácil, verdad? Puedes ver más recetas de salsas aquí.

Si vas a la carnicería, pídeles que te reserven las pechugas para que puedas empezar a cocinarlas de inmediato. Pasado ese tiempo, añadimos los champiñones y subimos el fuego para que se evapore el agua que sueltan. Cuando los champiñones estén bien cocidos, bajamos el fuego y agregamos el Caldo Casero de Pollo y la nata líquida, mezclando todo bien. ¿Cómo te está quedando la receta hasta ahora? ¡Seguro que deliciosa!

Información de la receta

Para empezar, calienta 30 ml de aceite de oliva virgen extra en una cazuela. A continuación, sella el 1 kg de pollo campero troceado a fuego fuerte. No te olvides de salpimentar antes de cocinarlo durante aproximadamente 5 minutos, hasta que esté dorado por todos sus lados. Una vez listo, retira el pollo del fuego.

Ahora es el momento de bajar la temperatura de la cazuela a fuego suave. Toma 2 cebollas tiernas y 2 dientes de ajo en camisa y córtalos en pluma. También deberás pelar y cortar en rodajas gruesas 2 zanahorias. Luego, salpimenta y fríe todo junto con una hoja de laurel durante 5 minutos.

Cuando la cebolla esté transparente, es hora de agregar 1 cucharadita de tomillo, 1 cucharadita de orégano y 1 cucharada de harina de trigo. Remueve todo durante un par de minutos hasta que la harina se haya cocinado adecuadamente.

Resumen fácil de preparación

Periodista. Me describo como un cocinero apasionado, amante de las recetas tradicionales y ávido viajero a través del paladar. Siempre en busca de mejorar y aprender para ofrecer lo mejor a través de cada plato. En mi opinión, la clave está en que el amor está en la comida. -Ver autor

Ingredientes

Para preparar este delicioso plato de pollo, primero debemos dorarlo con sal, pimienta y un toque de harina en una cacerola con aceite de oliva. Se cocina hasta alcanzar un color dorado en todos sus lados y luego se retira y reserva. En esa misma cacerola, añadimos cebolletas picadas en juliana y las salteamos. Agregamos dientes de ajo sin pelar y zanahorias cortadas en rodajas. Cuando la cebolleta se vea transparente, incorporamos hierbas aromáticas y un poco de harina, mezclando todo muy bien.

Una vez que el pollo ha sido retirado, lo colocamos nuevamente en la cacerola y añadimos vino blanco. Dejamos que se cocine hasta que se evapore el alcohol y luego agregamos caldo de pollo y, si es necesario, un poco de agua para cubrir casi por completo. Cocinamos a fuego medio y sin tapar durante 30 minutos más. ¡Voilà! Ya está listo para servir nuestro exquisito pollo.

El perfecto maridaje para el clásico pollo en salsa de la abuela

¡El acompañamiento perfecto para esta deliciosa receta de pollo en salsa de la abuela son unas deliciosas patatas fritas! No pueden ser unas patatas fritas cualesquiera, ¡tienen que ser unas crujientes y sabrosas patatas fritas caseras, preparadas en el momento para que todos puedan disfrutarlas al máximo. Además, no olvidéis tener a mano un buen pan para mojar en la salsa, ¡su sabor es simplemente inolvidable!

Pero si estás buscando más opciones para cocinar pollo, en DAP te ofrecemos dos recetas deliciosas que no te puedes perder. En primer lugar, te recomendamos probar nuestro estofado de pollo con hortalizas de invierno, una opción perfecta para combatir el frío y disfrutar de una comida reconfortante. Y si buscas algo más original, no te pierdas nuestra receta de pollo al kalimotxo, un guiso de pollo con un sabor único e inolvidable. ¡Anímate a probarlas y descubre nuevas formas de disfrutar del pollo en tu cocina!

Secretos para preparar Pollo en salsa con el toque de la abuela

Variedad gourmet: champiñones portobello

Los champiñones portobello se diferencian de la variedad común en su textura firme y tersa, su sabor dulce y fresco, y su tamaño más grande. Su color tostado y su interior blanco y suave los hacen una opción ideal para esta deliciosa receta de pechugas de pollo en salsa. Su capacidad de absorción realzará el sabor de los demás ingredientes.

Los deliciosos champiñones portobello en tu cocina

Si buscas un ingrediente gourmet y versátil para tus platos, los champiñones portobello son una excelente elección. A diferencia de los champiñones comunes, tienen un sabor más delicado y dulce, además de una textura firme y tersa. Son ideales para preparar platos como pechugas de pollo en salsa, ya que absorben perfectamente los sabores y complementan la receta con su tamaño más grande y su interior blanco y suave.

Recomendación culinaria: pechugas de pollo en salsa con champiñones portobello

Las pechugas de pollo en salsa son una opción deliciosa y fácil de preparar para cualquier ocasión. Pero si quieres darle un toque gourmet, añade unos champiñones portobello a la receta. Su textura firme y tersa, su sabor dulce y fresco, y su capacidad de absorción, harán que esta sea una de tus recetas favoritas. ¡No pierdas la oportunidad de cocinar con estos deliciosos y versátiles champiñones!

Únete al grupo de Gallina Blanca

Rellena el siguiente formulario y obtén todos los detalles que necesitas para organizar tus menús diarios. También recibirás novedades sobre nuestros productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No pierdas la oportunidad!



He leído y acepto la Política de Privacidad. Autorizo a GALLINA BLANCA S.A. a gestionar mis datos con el fin de participar en el sorteo y recibir comunicaciones comerciales personalizadas a través de medios electrónicos.

Queremos informarte de que, en cumplimiento de la normativa vigente en materia de protección de datos, GALLINA BLANCA será la responsable de tratar tus datos personales proporcionados a través de este formulario de contacto. Estos datos serán utilizados únicamente para gestionar tus consultas.

Todo lo que necesitas saber sobre las calorías en una pechuga de pollo en salsa

La pechuga de pollo en salsa es un plato muy popular en muchas culturas alrededor del mundo. Es delicioso, versátil y relativamente bajo en grasas, lo que lo convierte en una opción saludable para incluir en nuestras comidas diarias. Sin embargo, muchas personas se preguntan cuántas calorías tiene exactamente este platillo. A continuación, te daremos toda la información que necesitas saber sobre las calorías en una pechuga de pollo en salsa.

Lo más importante a tener en cuenta es que las calorías de una pechuga de pollo en salsa pueden variar dependiendo de cómo se prepare la salsa y qué ingredientes se utilicen para sazonar la pechuga. Sin embargo, en general, una porción de 100 gramos de pechuga de pollo en salsa contiene alrededor de 150-200 calorías. Esto lo convierte en una opción baja en calorías en comparación con otros platos como pastas o pizzas, que pueden llegar a tener más de 500 calorías por porción.

Pero, ¿qué pasa si quieres reducir aún más las calorías de tu pechuga de pollo en salsa? La respuesta está en la elección de los ingredientes y en la forma de cocinarla. En lugar de utilizar salsas con base de crema o mantequilla, puedes optar por salsas a base de tomate o vinagreta, que son mucho más ligeras y bajas en calorías. También puedes hornear o asar la pechuga de pollo en lugar de freírla, lo que reduce el contenido de grasas y, por ende, de calorías.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el tamaño de la porción. Muchas veces, comemos porciones mucho más grandes de lo que realmente necesitamos, lo que puede llevarnos a consumir más calorías de las que en realidad queremos. Una porción de 100 gramos estándar es suficiente para una persona adulta. Sin embargo, si quieres reducir aún más las calorías, puedes optar por porciones más pequeñas y complementar tu plato con vegetales al vapor o una ensalada fresca.

Ten en cuenta que también es importante llevar una alimentación balanceada y realizar actividad física regularmente. Y recuerda, las calorías no lo son todo, lo más importante es mantener una dieta variada y equilibrada.

¿Cuántas pechugas de pollo necesitas por persona? ¡Descúbrelo aquí!

El pollo es una carne versátil y deliciosa que se puede preparar de muchas formas distintas. Desde asado hasta frito, es una opción perfecta para cualquier comida. Sin embargo, una de las preguntas más comunes a la hora de cocinar pollo es: ¿Cuántas pechugas de pollo necesitas por persona?

La cantidad de pechugas de pollo que necesitas por persona depende de varios factores, como el tamaño de las pechugas, el tipo de corte y la preparación. En general, se recomienda calcular una pechuga de pollo por persona si se trata de un plato principal. Si se trata de un plato más ligero o si habrá otros acompañamientos, se puede reducir la cantidad a media pechuga por persona.

Es importante tener en cuenta que la calidad de la carne también es un factor determinante en la cantidad que se necesita. Si se trata de pechugas de pollo grandes y de buena calidad, es posible que se necesite menos cantidad por persona.

Otro factor a considerar es si habrá niños o personas con poco apetito en la comida. En ese caso, se puede reducir la cantidad a un cuarto de pechuga por persona.

Lo importante es asegurarse de tener suficiente para todos los comensales y no desperdiciar comida. Recuerda también que siempre es mejor tener un poco de sobra que quedarse corto.

Conclusión: la cantidad de pechugas de pollo por persona dependerá del tamaño de las pechugas, la calidad de la carne, si habrá otros acompañamientos y si habrá niños o personas con poco apetito en la comida. Lo mejor es calcular una pechuga de pollo por persona y ajustar la cantidad en función de estos factores.

Cómo asegurarte de que tu pechuga de pollo en salsa está bien cocida

Cuando se trata de preparar carne de pollo, es importante asegurarse de que esté bien cocida para evitar enfermedades transmitidas por los alimentos. Aquí te dejamos algunos consejos para que puedas estar seguro de que tu pechuga de pollo en salsa está bien cocida.

Cocina a la temperatura adecuada

La temperatura es un factor crucial en la cocción de cualquier carne, especialmente del pollo. La temperatura óptima a la que debe cocinarse una pechuga de pollo es de al menos 75°C. Puedes utilizar un termómetro de cocina para asegurarte de que alcanza esta temperatura interna.

El tiempo de cocción importa

Además de la temperatura, el tiempo que se dedica a cocinar el pollo también es importante. Se recomienda cocinar las pechugas durante al menos 20 minutos a temperatura media-alta para asegurar que están bien cocidas por dentro.

Prueba la carne

Si no tienes un termómetro de cocina, puedes comprobar si el pollo está bien cocido cortando la pechuga por la mitad. Si no hay ningún rastro de carne cruda y los jugos salen claros, entonces está listo para comer.

Recuerda siempre lavar tus manos después de manipular carne cruda y cocinar a temperaturas seguras para mantener la salud de tu familia y amigos. ¡Disfruta de tu pechuga de pollo en salsa bien cocida de manera segura!

Las bondades de la pechuga de pollo: descubre sus beneficios

La pechuga de pollo es una de las carnes más populares y consumidas en todo el mundo. Además de su delicioso sabor, este tipo de carne posee varios beneficios para nuestra salud. A continuación, te contaremos algunas de sus bondades más importantes:

  • Alto contenido de proteínas: La pechuga de pollo es una excelente fuente de proteínas, lo que la convierte en una opción ideal para aquellos que buscan una alimentación saludable. Una porción de 100 gramos de pechuga de pollo aporta aproximadamente 31 gramos de proteínas.
  • Baja en grasas y calorías: A diferencia de otras carnes como la carne de res o el cerdo, la pechuga de pollo es más baja en grasas saturadas y calorías. Esto la convierte en una buena opción para aquellos que buscan mantener un peso saludable.
  • Rica en vitaminas y minerales: La pechuga de pollo contiene vitaminas B6 y B12, que son esenciales para un buen funcionamiento del sistema nervioso y la producción de glóbulos rojos. También aporta hierro, fósforo, potasio y zinc, entre otros minerales importantes para nuestro cuerpo.
  • Versatilidad en la cocina: La pechuga de pollo es un ingrediente muy versátil en la cocina, ya que puede ser preparada de muchas formas diferentes. A la parrilla, al horno, en ensaladas, en sopas, en sándwiches, las opciones son infinitas.
  • Así que la próxima vez que tengas la oportunidad, ¡no dudes en incluirla en tu menú!

    Artículos relacionados