que es el no2

Descubre el impacto del dióxido de nitrógeno en la salud y el aire

El óxido de nitrógeno (NO2) es un agente nocivo en el aire, generado principalmente por actividades humanas. Sus principales orígenes se encuentran en el tráfico vehicular y las emisiones de ciertas fábricas y plantas de energía.

Acciones para disminuir la vulnerabilidad al riesgo

Para reducir la exposición a NO2, es importante tomar medidas simples pero efectivas:

  • Es fundamental ventilar correctamente todas las fuentes de emisión de NO2, llevando los gases al exterior. De esta manera, se evita que se acumule en el ambiente y se respire en grandes cantidades.
  • Otra medida clave es asegurarse de que los aparatos de combustión estén instalados, utilizados y mantenidos de manera correcta. Si están en mal estado o no se usan adecuadamente, pueden generar mayores cantidades de NO2.

Es importante mencionar que estas medidas son las mismas que se utilizan para reducir la exposición al monóxido de carbono, otro gas altamente contaminante.

Origen

El NO2, abreviatura del dióxido de nitrógeno, es un gas peligroso para la salud y el medio ambiente. Con un color amarillento característico, contribuye a la formación de ácidos y aumenta los niveles de las PM 2.5, partículas contaminantes presentes en el aire. Entre los distintos óxidos de nitrógeno, el NO2 destaca como el principal, y su origen puede encontrarse en procesos naturales como la actividad volcánica, la quema de biomasa y madera, o los incendios forestales.

Sin embargo, la cantidad producida por causas naturales es mínima en comparación con la generación realizada por el ser humano. De manera especial, el uso de combustibles fósiles, las emisiones de industrias y centrales térmicas, y los gases de los vehículos son los mayores responsables de la contaminación de NO2 en nuestra atmósfera.

Consecuencias causadas por el NO

Las diminutas partículas de 2.5 micras en suspensión, generadas por el dióxido de nitrógeno, pueden desencadenar trastornos cardíacos, enfermedades renales, accidentes cerebrovasculares y hasta casos de cáncer.

Los individuos asmáticos y alérgicos, así como las mujeres embarazadas y los niños, son los más susceptibles a sufrir las consecuencias de la presencia de NO2 en la atmósfera.

Pero eso no es todo, las mencionadas PM 2.5, causadas por el dióxido de nitrógeno, pueden ocasionar problemas cardíacos, enfermedades renales, accidentes cerebrovasculares y cáncer. Aunque todavía no se ha podido comprobar una relación directa entre el NO2 y un aumento en la mortalidad, sí es uno de los componentes que contribuyen al deterioro general de la salud.

Niveles en los hogares

Según estudios recientes, los hogares que carecen de aparatos de combustión presentan un nivel promedio de NO2 que es aproximadamente la mitad en comparación con el que se encuentra en el aire exterior. Por el contrario, en las viviendas donde se utilizan estufas de gas, calentadores de queroseno o calefactores de gas sin ventilación, los niveles interiores suelen superar los niveles exteriores.

Aunque el NO2 es un gas tóxico que puede tener efectos negativos en la salud, su presencia es mayor en el aire interior de los hogares con aparatos de combustión. Por lo tanto, es importante tomar medidas para reducir su concentración, especialmente en aquellas viviendas donde se utilizan estufas o calentadores de gas sin ventilación.

Algunas recomendaciones para disminuir la exposición al NO2 en el hogar son ventilar adecuadamente, realizar mantenimiento regular a los aparatos de combustión y utilizar alternativas menos contaminantes como puede ser la electricidad. Además, es importante instalar detectores de monóxido de carbono en todas las viviendas con aparatos de combustión, ya que este gas se produce junto con el NO2 y también puede ser perjudicial para la salud.

Consecuencias para la salud de la exposición al Radón

¿Qué es el radón?

El radón es una fuente de radiación ionizante natural extremadamente relevante en nuestra exposición. Se presenta como un gas inodoro e incoloro, con una densidad mayor a la del aire y una solubilidad moderada en agua y otros líquidos. Este gas es generado en la cadena

Efectos colaterales

Según una nueva investigación realizada por el Instituto de Salud Global, se ha comprobado que la contaminación, especialmente el NO2 y el carbono elemental, también tiene un impacto negativo en la capacidad de concentración de los niños.

Este estudio se llevó a cabo en Barcelona con una muestra de 2.700 menores y los resultados son preocupantes.

Se ha demostrado que el 50% de las emisiones contaminantes en la ciudad, incluyendo el NO2, son provocadas por el tráfico vehicular. Esto plantea la siguiente pregunta: ¿cómo se pueden limitar estas emisiones?

En una conferencia en la que participó Girling, también estuvo presente el director del Laboratorio de Investigación Atmosférica del CSIC, Xavier Querol. Este experto reveló que un alarmante 87% de la población europea está respirando partículas contaminantes, y una de las principales causas son los óxidos de nitrógeno emitidos por los vehículos diésel.

Es importante destacar que la elección de los gobiernos europeos de promover este tipo de motor de combustión, en lugar del de gasolina, ha llevado a un aumento del límite de emisiones, sin mencionar el escándalo de la manipulación del control de emisiones en Volkswagen. Como resultado, los coches diésel emiten hasta cinco veces más contaminantes que los de gasolina.

Soluciones

Entre las técnicas más destacadas en las centrales térmicas, se encuentran aquellas que se enfocan en cambios en el proceso de combustión. Estos cambios incluyen la recirculación de gas y el requemado del fuel, así como el uso de quemadores con baja producción de NOx. Gracias a estas técnicas, se logra reducir entre un 50% y un 60% la presencia de NOx en las emisiones.

A fondo

La calidad del aire deficiente causa 400.000 muertes prematuras al año en la Unión Europea. La eurodiputada británica Julie Girling, quien forma parte de la comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, compartió esta impactante estadística durante su visita a Barcelona en noviembre, para participar en la conferencia "Calidad del aire: reduciendo emisiones contaminantes en Europa".

En dicho encuentro, se discutieron los protocolos y medidas necesarios para disminuir las emisiones de diferentes agentes contaminantes, incluyendo el SO2 (dióxido de azufre), el NH3 (amoníaco), las PM 2.5 (partículas en suspensión de 2,5 micras) y los óxidos de nitrógeno (NOx). En el caso específico de este último, se espera que las emisiones se reduzcan del 42% en 2020 al 69% en 2030, según las proyecciones europeas. Pero, ¿por qué es tan importante abordar estos agentes, especialmente el dióxido de nitrógeno (NO2)?

Responsabilidades directas

La contaminación en Europa: óxidos de nitrógeno y su impacto en la salud

El estado de la calidad del aire en Europa es una preocupación constante, especialmente para el 87% de la población que respira partículas contaminantes. Uno de los principales culpables de esta situación son los vehículos diésel, responsables directos de la generación de óxidos de nitrógeno.

Ante esta creciente concentración de óxidos de nitrógeno en la atmósfera, se han desarrollado técnicas para mitigar sus efectos. Entre las más efectivas, se encuentran los métodos utilizados en centrales térmicas, que buscan hacer modificaciones en la combustión. Algunas de estas modificaciones incluyen dispositivos para recircular el gas y el requemado del fuel, y la utilización de quemadores de baja producción de NOx, que pueden reducir su presencia en un 50-60%.

Además de estas técnicas primarias, existen medidas secundarias que tienen como objetivo reducir o transformar los óxidos de nitrógeno en elementos inofensivos para el medio ambiente. Un ejemplo de esto es la tecnología de catálisis, en la que el amoníaco es empleado como agente reductor. En el caso de los automóviles, se utilizan catalizadores de tres vías que convierten los hidrocarburos, monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno en gases menos dañinos como nitrógeno, dióxido de carbono y agua.

Artículos relacionados