como se escribe desierto o decierto

Cuál es la diferencia entre desierto y decierto Descúbrelo aquí

Las palabras homófonas, como desierto y decierto, tienen una pronunciación igual, lo que puede generar confusiones al tratar de utilizarlas en el contexto adecuado. Aclarado esto, pasemos a la definición de la palabra "desierto", que a continuación te presentamos.

Definición de desierto

El significado de "desierto" se relaciona con la falta de habitantes, dando a entender soledad e inexistencia de vida humana. Sin embargo, también puede referirse a una región sin presencia humana o a un terreno árido y rocoso donde la vegetación es escasa debido a la falta de precipitaciones.

Remolinos de polvo y arenas movedizas

Las tormentas de arena y polvo, también conocidas como tempestades de polvo y polvaredas, son fenómenos naturales que se presentan en las regiones áridas donde no existe una cubierta vegetal protectora. Estas tormentas, que pueden ser peligrosas y destructivas, se originan principalmente en los márgenes de los desiertos, donde los materiales más finos ya han sido dispersados por el viento. Cuando ese viento constante se vuelve más fuerte, las partículas finas del suelo empiezan a agitarse y algunas de ellas son elevadas por la corriente de aire. Al caer, chocan con otras partículas que también pueden ser arrastradas por el viento, formando una cadena en movimiento.

Por su parte, las tormentas de arena son menos comunes que las de polvo, pero más peligrosas. Generalmente, ocurren después de fuertes tormentas de polvo y cuando la velocidad del viento es aún mayor para poder elevar las partículas más pesadas. Estos granos de arena, con un diámetro de hasta 0,5 mm, son lanzados al aire y provocan un efecto dominó al expulsar a otras partículas del suelo. Sin embargo, debido a su peso, la mayoría no puede mantenerse en el aire por mucho tiempo y caen a la tierra después de recorrer una corta distancia. La arena puede llegar a cubrir todo a su paso, generando una vista impresionante pero también causando grandes daños en su camino.

Durante una tormenta de arena, también ocurre un fenómeno poco conocido pero de gran importancia: la carga eléctrica de las partículas. Estas partículas, arrastradas por el viento, pueden llegar a generar campos eléctricos de hasta 80 kV/m, los cuales pueden ser peligrosos para los seres humanos y los equipos de telecomunicaciones. De hecho, muchas personas experimentan dolor de cabeza y náuseas debido al impacto de estos campos eléctricos. Se cree que esta carga eléctrica se produce por la colisión entre las partículas transportadas por el aire y por los choques de los granos de arena salada que caen al suelo. Aunque no se conoce con exactitud el mecanismo de este proceso, se sabe que las partículas suelen tener carga negativa cuando su diámetro es menor a cierto límite.

Qué es un desierto

Los desiertos abarcan más de una quinta parte de la superficie terrestre y se extienden por todos los continentes. Un lugar se considera desierto si recibe menos de 25 centímetros de lluvia al año, formando parte de un grupo más amplio de regiones llamadas zonas áridas. Estas áreas experimentan escasez de humedad, lo que significa que suelen perder más agua por evaporación de la que reciben por precipitación anualmente.

Aunque se suele asociar los desiertos con altas temperaturas, también existen desiertos más fríos. El Sáhara, considerado el mayor desierto cálido del mundo, alcanza los 50 grados centígrados durante el día, pero hay otros como el Gobi en Asia, y los desiertos polares de la Antártida y el Ártico, que son los más extensos del planeta. Otros desiertos se encuentran en zonas montañosas. De hecho, solo un 20% de los desiertos están cubiertos de arena.

Dentro de los desiertos más áridos, como el Atacama en Chile, existen regiones donde las precipitaciones anuales no superan los 2 mm. Estos entornos extremos y singulares han sido estudiados incluso por científicos en busca de información sobre formas de vida en Marte. Sin embargo, de vez en cuando ocurren "superfloraciones", eventos poco usuales en los que incluso el Atacama se cubre de flores silvestres.

Geografía Físicaeditar

Un desierto es una zona de tierra extremadamente seca debido a sus escasas precipitaciones, que suelen ser en forma de lluvia, aunque también pueden ser nieve, niebla o neblina. Además, suele tener una vegetación muy escasa y los arroyos suelen secarse, a menos que reciban agua de fuera de la zona.

Por lo general, los desiertos reciben menos de 250 mm de precipitaciones al año, lo que les convierte en lugares de condiciones climáticas adversas. La evapotranspiración potencial puede ser alta, pero sin agua disponible, la evapotranspiración real se reduce casi a cero.

Existen también los semidesiertos, que reciben entre 250 y 500 mm de precipitaciones. Aunque en general son zonas con una cobertura de hierba, pueden ser igualmente inhóspitos y desafiantes para la vida.

La falta de agua en los desiertos dificulta la supervivencia de plantas y animales, lo que los convierte en hábitats hostiles. Sin embargo, algunas especies se han adaptado a estas condiciones extremas y pueden sobrevivir en ellos.

Además, los desiertos pueden ser clasificados en diferentes tipos según su ubicación, temperatura y características geológicas. Por ejemplo, hay desiertos cálidos como el Sahara, desiertos fríos como el de Gobi y desiertos costeros como el Atacama.

A pesar de sus características y retos, los desiertos también tienen su belleza y diversidad. Son lugares únicos en los que la vida ha encontrado formas sorprendentes de adaptarse y sobrevivir.

Desiertos importanteseditar

Según estudios, alrededor de un tercio de la superficie terrestre está ocupada por desiertos.[11]

En estas áreas, es común encontrar llanuras cubiertas de sal en su fondo, debido a los procesos eólicos que son determinantes en la formación de su paisaje.

Además, existen los desiertos polares o "desiertos fríos", donde la principal forma de precipitación es la nieve en lugar de la lluvia.

El mayor desierto frío del mundo es la Antártida, compuesto principalmente por una capa de hielo continental en un 98%, y un 2% de roca estéril.

Parte de esa roca estéril se encuentra en los denominados Valle Seco...

Climas desérticoseditar

Descripción de la flora y fauna en el clima desértico

El clima desértico es inhóspito y árido, lo que limita la presencia de vegetación y vida animal. En este tipo de entorno, la flora se caracteriza por ser escasa, baja y dispersa, dejando amplias superficies sin cubrir y ocupadas por arena, piedras y rocas.

Las estepas son un ejemplo de la vegetación existente en los desiertos, consistente en hierbas bajas y arbustos aislados. También se pueden encontrar plantas espinosas, como los cactus y matorrales. Sin embargo, es en los oasis donde la presencia de agua permite una mayor variedad y abundancia de vegetación, como palmeras y algunos arbustos.

Por otro lado, la fauna del clima desértico es igualmente escasa y poco diversa. Se pueden encontrar animales adaptados a las duras condiciones, como serpientes y lagartos, así como insectos como escarabajos y hormigas, y arácnidos como los escorpiones. Entre los animales vertebrados, destacan las aves carroñeras, como los buitres, y mamíferos como los ratones, zorros, dromedarios, chacales y camellos.

La escasa presencia de precipitaciones es una de las principales características del clima desértico. Las lluvias son muy escasas e irregulares, en gran parte debido a la influencia permanente de anticiclones tropicales. En los bordes semiáridos del desierto, las precipitaciones anuales varían entre 150 y 750 mm, y predominan los meses secos. En los desiertos propiamente dichos, las precipitaciones anuales no superan los 150 mm y todos los meses son secos. Estas lluvias suelen presentarse en forma de violentos aguaceros y la poca agua que aportan se evapora rápidamente o se filtra en el subsuelo.

Artículos relacionados