como cocinar el solomillo de cerdo para que quede tierno

Consejos expertos Cómo lograr un solomillo de cerdo increíblemente tierno y jugoso

Si deseas cocinar una deliciosa receta con una carne de alta calidad y evitar que se arruine por cocinarse más de lo necesario, aquí te dejo un valioso truco que garantizará que siempre esté suave y jugosa.

Secretos para conseguir un solomillo jugoso y suave

Prepara una carne jugosa y tierna para tus recetas con estos sencillos pasos:Paso 1: Comienza por lavar adecuadamente la carne.

Paso 2: En un recipiente, mezcla un yogur natural (sin azúcar) con un vaso de leche hasta que estén bien incorporados.

Paso 3: Coloca la carne en un recipiente con tapa y cúbrelo con la mezcla láctea. Si no cubre lo suficiente, agrega más leche hasta que esté completamente cubierta.

Paso 4: Tapa el recipiente y déjalo en el frigorífico durante al menos 6 horas, preferiblemente toda la noche para que se macere bien.

Paso 5: Al día siguiente, saca la carne y lávala muy bien para eliminar cualquier resto de la mezcla láctea.

Paso 6: Corta la carne en medallones si es necesario para tu receta.

Paso 7: Enciende la plancha y coloca la carne sobre ella, sazonándola con sal y pimienta directamente para conservar sus jugos.

Paso 8: Cocina hasta que esté dorada a tu gusto y, si lo deseas, agrega unas escamas de sal extra para realzar su sabor.

Paso 9: ¡Ya está lista tu carne jugosa y tierna para disfrutar en tus recetas favoritas!

Estos simples pasos te ayudarán a conseguir una carne perfecta para cualquier plato a la parrilla o en la plancha.

¿Quieres más ideas y consejos para cocinar carne o pescado? ¡No te pierdas nuestras otras recomendaciones!

Información de la receta

Preparación de solomillo de cerdo:

Empezamos por una limpieza minuciosa de los solomillos de cerdo, dos piezas de aproximadamente 300 g cada una. Una vez listos, los salpimentamos generosamente asegurándonos de cubrir toda la carne.

En una sartén amplia, añadimos dos cucharadas de aceite de oliva y la ponemos al fuego. Cuando esté caliente, procedemos a sellar los solomillos por todos sus lados. Esto no debería tomar más de 5 minutos, lo importante es lograr que toda la superficie de la carne se selle correctamente para retener los jugos al momento de cocinarla.

Ahora, pasamos a cortar la cebolla y los ajos en trozos grandes. De esta manera, nos resultará más fácil retirar la carne de las verduras.

Secretos para lograr un solomillo delicioso y suculento

Preparación de la carne: Para comenzar, tomaremos la pieza completa de carne o la cortaremos en forma de medallones. A continuación, la sazonaremos con sal y pimienta y la cocinaremos en una sartén con aceite caliente. Es importante sellar la carne rápidamente para que no pierda sus jugos y terminará de cocinarse junto con la salsa.

Preparación del sofrito: En la misma sartén donde cocinamos la carne, ahora haremos un sofrito con cebolla, puerro y cualquier otra verdura que nos guste. También agregaremos champiñones cortados en dados. Una vez que esté todo bien pochado, añadiremos una cucharita de mantequilla y otra de harina. Seguiremos removiendo hasta que la harina se dore. (Recomendamos usar varillas de silicona para no dañar la sartén).

El toque final: A continuación, iremos añadiendo caldo de carne o agua y un buen chorrito de vino. Dependiendo de la cantidad de vino que utilicemos, el sabor será más o menos intenso, por lo que es recomendable probarlo antes de seguir agregando. Una vez listo, solo nos queda mezclar la salsa con la carne previamente sellada y dejar que se cocine todo junto por unos minutos más. ¡Listo para disfrutar!

Elaboración

Preparando el solomillo en la sartén:

Comienza cortando en trozos la cebolleta y cortando las zanahorias en medias lunas. Si es necesario, divide el solomillo en dos para que quepa mejor en la sartén. Espolvorea sal y pimienta al gusto por ambos lados del solomillo y colócalo en la sartén caliente.

En el mismo aceite donde se ha sellado el solomillo, añade un poco más si lo consideras necesario, pocha la cebolleta, las zanahorias y agregar un diente de ajo. Cocínalo a fuego bajo hasta que estén tiernas. Después, añade la harina y revuelve por unos segundos para que no queden grumos. Luego, vierte el vino blanco y deja que cueza por unos minutos para que se evapore el alcohol y reduzca un poco. Añade el caldo de carne y mezcla bien para evitar que se formen grumos.

Una vez que todos los ingredientes estén bien integrados, añade de nuevo el solomillo a la sartén. Para darle un toque de cocción, aumenta un poco la temperatura del fuego y cocina todo junto por unos 5 minutos, volteando el solomillo a la mitad de la cocción.

Resumen fácil de preparación

Me dedico a dos pasiones simultáneamente: enseñar inglés y cocinar. Soy una amante de los desafíos, el aprendizaje y el deleite en la cocina. Mi debilidad es lo dulce, aunque no desdeño un delicioso plato salado. También he colaborado con diversas marcas gastronómicas en la creación de recetas para sus productos.

Mi profesión: profesora de inglés y cocinera por vocación. Siempre busco nuevos desafíos y me encanta aprender. Pero lo que realmente me llena de alegría es cocinar. Soy experta en preparar deliciosos postres, aunque no me resisto a preparar un plato salado que haga agua la boca. He tenido la oportunidad de colaborar con diferentes marcas gastronómicas para desarrollar recetas para sus productos.

Mientras enseño inglés a mis alumnos, también disfruto cocinando:
es lo mejor de ambos mundos. Me encanta asumir retos y siempre estoy buscando nuevas formas de mejorar. Además, ser cocinera es uno de mis mayores placeres. Aunque estoy más inclinada hacia los postres, siempre estoy dispuesta a preparar un delicioso plato salado. Colaborar con varias marcas gastronómicas para crear el recetario de sus productos ha sido una experiencia enriquecedora.

El ingrediente mágico que hace de este plato el rey de la mesa

El solomillo de cerdo es un plato de la gastronomía local muy valorado, cuya clave para su éxito radica en utilizar ingredientes de calidad y conocer la manera adecuada de cocinarlo para deleitar a los comensales.

Uno de los "secretos" más utilizados por los cocineros es la incorporación de un ingrediente clave: la cerveza. Esta bebida no solo aporta un delicioso sabor, sino que también ayuda a que el solomillo se mantenga tierno y jugoso.

Si deseas preparar el solomillo a la barbacoa o a la plancha, una excelente opción es marinarlo previamente con cerveza para obtener un resultado similar al de los expertos. Para la cocción en sartén, necesitaremos pimienta, sal, ajo, cebolla y harina para conseguir un plato perfecto.

Consejos y trucos

Conseguir el punto perfecto en la carne puede resultar difícil si es nuestra primera vez cocinándola en casa, pero no se preocupen, les compartimos algunos consejos para evitar que el solomillo quede seco.

El punto de cocción de la carne comienza desde el momento en que la sellamos en la sartén. Durante este proceso, debemos tener en cuenta que no se trata de cocinarla, sino de dorarla por fuera y mantenerla jugosa por dentro.

¿Cómo logramos esto? ¡Es muy sencillo!

  • Selección adecuada: Elige un corte de carne de buena calidad, preferiblemente con vetas de grasa que le aporten sabor y jugosidad.
  • Temperatura de la carne: Es importante que la carne esté a temperatura ambiente antes de cocinarla, para que se cocine de manera uniforme.
  • Sellado correcto: Al sellarla en la sartén, debe estar bien caliente para que se forme una costra crujiente en la superficie de la carne y se mantenga jugosa por dentro.
  • Descanso después de cocer: Es esencial dejar reposar la carne unos minutos después de cocinarla para que los jugos se redistribuyan y no se pierdan al cortarla.
Siguiendo estos consejos, podrás obtener una carne perfectamente cocida y jugosa, ¡disfrútala!

Artículos relacionados